smile

Mil formas de dar

por Javier Romero Ruiz

 

Me diste la noticia y el reloj dio la hora exacta:

No me has dado tiempo y te quemaste,

te dio una insolación.

Yo intentaba darte un abrazo

y tú, dándome la espalda,

darlo por terminado.

Y aun sin darme el finiquito,

doy por saco, insisto.

Tú no dabas tregua y

seguías dándome golpes en el corazón.

 

Quería darte el beneficio de la duda,

te di lo necesario.

Dabas por hecho que eso era normal

pero nunca me dabas cobertura.

Doy fe: me daba palo darte lástima.

 

Antes le daba muchas vueltas al asunto,

me dio que pensar en qué punto di el traspiés.

Ahora ya me da lo mismo.

Siempre te encantó dar que hablar,

pero di con la respuesta:

mientras yo daba paseos,

a ti te daban dolores de cabeza.

No darte por enterada se te daba muy bien.

Lo nuestro no daba más de si,

Yo lo di todo, me entregué,

Y, por contrapartida, tu me dabas gato por liebre.

 

Sin embargo, no me di por vencido

ni me he dado a la botella.

Y tu, dale que dale con el tema,

sin querer darme explicaciones.

 

Pero ahora te doy las gracias

porque no voy a darte la última palabra:

 

“QUE TE DÉN” (sin más).

 

 

Leave a Comment