Fundamentos: Omar Calabrese - PGP

Fundamentos: Omar Calabrese

Posted on 27 jun ’13

Omar Calabrese (Florencia, Italia, 2 de junio de 1949 – Monteriggioni, Siena, 31 de marzo de 2012) ha sido un semiólogo y crítico de arte italiano.

Biografía

Doctorado en Historia de la lengua, después de haber enseñado semiología de las artes en la Universidad de Bolonia y como profesor visitante en la École des Hautes Études en Sciences Sociales de París y en las Universidades de Bilbao, Barcelona, Aarhus, Yale, Harvard, Berlín, Bogotá, Buenos Aires, Londres, Zurich, Salónica, Praga, Viena, Mannheim, Oporto, Tours y Ámsterdam, al momento de su deceso desempeñaba el cargo de profesor de semiótica en la Universidad de Siena.

>> Vía wikipedia

>> Una disciplina de la calidad. Perfil de Omar Calabrese (artículo)Fundamentos: Omar Calabrese - PGP

Fragmento del texto de Omar Calabrese «La Era Neobarroca»; capitulo 4/ Fragmento y detalle. páginas 101-102
… La cita, en nuestro caso, es bien diversa … Aquí, en efecto, estamos frente a la voluntaria fragmentación de las obras del pasado para extraer de ellas de ellas materiales. Si pensamos por un momento en la extremada dificultad, para el artista contemporáneo, de hacer obras renovando los materiales expresivos, nos damos cuenta de que – considerada por hipótesis la imposibilidad de encontrar “nueva” materia plástica – los fragmentos del
pasado comienzan a ser ellos el nuevo material de la hipotética paleta del artista. En otros términos, el arte del pasado es sólo un depósito de materiales, que, por tanto, se hace completamente contemporáneo y que además implica necesariamente la fragmentación. Sólo fragmentando lo que ya se ha hecho, se anula su efecto y sólo haciendo autónomo el
fragmento respecto a los precedentes enteros, la operación es posible. El fragmento se torna así en un material, por así decirlo, “des-arqueologizado”: conserva la forma fractal debida a la ocasión, pero no se reconduce a su hipotético centro, sino que se mantiene en su forma ya autónoma.
El fragmento, como se acaba de decir, tiene una forma propia, una geometría propia. También la valorización de su aspecto forma parte de la estética del fragmento. No sin motivo ésta ha sido experimentada por numerosos escritores contemporáneos. La primera mención, naturalmente, se dirige a Roland Barthes de Fragmentos de un discurso  moroso. He aquí lo que dice el autor en Barthes por él mismo: “Escribir por fragmentos: los fragmentos son entonces unas piedras en la circunferencia del círculo: me desparramo en derredor: todo mi pequeño universo en pedazos; en el centro, ¿qué?” (Rolan Barthes, Fragments d´un discours amoureux, Seuil, París, 1979). En otros términos, la estética del fragmento es un derramarse eludiendo el centro o el orden del discurso. No sin razón, siempre Barthes elige como emblema propio una frase de Gide: “La incoherencia es
preferible al orden que deforma.” El fragmento como material creativo responde así a una exigencia formal y de contenido. Formal: expresar lo caótico, lo casual el ritmo, el intervalo de la escritura. De contenido: evitar el orden de las conexiones, alejar “el monstruo de la totalidad”.

Share Button

Be the first to leave a comment