Entrevistas # 123 Luis Ramón García del Pomar

Entrevistas # 123 Luis Ramón García del Pomar

Posted on 22 mar ’16

nombre: Vengo haciéndome la misma pregunta más de cincuenta años y he llegado a la conclusión de que siempre tendré el nombre que me de según quién me refiera. En cuanto a los que yo uso, lo mismo. Hay para quienes soy Luis, para quienes Ramón, a los que me presento como Luis Ramón, el chinito para los que me conocen así. Hasta los hay que me han llamado usando adjetivos tóxicos y he respondido cariñosamente. Digamos que me guío por la naturaleza del interlocutor.

definición: El mar no es mar solo por una gota; el tiempo contiene instantes con múltiples idiosincrasias… Lugar al que llegar para, aunque parezca que se está quieto, no estar parado.

término: ¡Ay! Golpe bajo. Bien sea por malo o bueno, me hace recordar lo nervioso que me pongo cuando llego en contra de mi voluntad. No siempre soy buen alumno. De ahí el vídeopoema Cara o Cruz, basado en un poema confeccionado a partir de textos extraídos de varios de mis libros publicados. Ha sido producido por Onluxe.TV, y me ayudo, para dar masa corpórea a las ideas, de la actriz Aruna Nisad.

cuándo: Me suena a distracción adulta, lo mismo que a imprescindible inquietud cuando es adolescente la sangre que nos hace vivos. Como bien indica la tilde, la esperanza resulta un peso sobre la á que establece la interrogación. Mírenla ahí, curvada por la carga. ¿Cuándo? Vivimos en un cuando inmediato, realidades que responden al proceso que nuestra voluntad pueda mantener bajo interés para el consciente. También después, cuando el poso de la subjetividad que interpreta pasa a tenerlo como caldo de su incognoscible silente. Donde asimismo se procesan los tantos yo tontos que tenemos…

profesión: Trabajar donde el crepúsculo solo es un juego polar, arbitrado por la alegría poética de cada cual.

poemario: Espejo invisible en el cuarto de baño del autor y sus pasiones, un depredador con el que descubre y muestra las tantas cosas que ocupan su capacidad. También pudiera verlo como chistera de mago.

genotipo poético: Descuidos en el aprendizaje para la supervivencia a pesar de todo, incluso a pesar de mí. Caídas y alzadas. Alzadas sin caída y caídas sin alzada que se quedan en la sombra. Determinaciones a tiempo y fuera de él. Las sorpresas de mí mismidad ante mi. El inestable cuidado por la limpieza de mi ignorancia, los aciertos de la torpeza y la satisfacción en los antojos intelectuales, emocionales y mecánicos.

fenotipo poético: Algunos familiares, viendo como yo trataba de disociarme de los calambres que me producían las cacofonías entre mis padres, experiencia que aún cultivo para que no me caiga lo que no es mío de otros, dirían de mi que crecí mimoso y escurridizo. Aburrido en clase y por ser el más rechoncho, gracias a los filetes con huevos y patatas fritas junto con buenos cocidos montañeses y su pringue que devoraba, viví con prolongado acoso escolar, hasta que me llegó el rock and roll en ingles y me gritó que soltara la primera hostia. Lo hice contra mi voluntad pero, a la vez, en favor de ella. Gracias a ese aprendizaje, cuando ingresé en un seminario diocesano me vi capaz de arrear al confesor que quiso traspasar el dobladillo de mi pantalón corto. Para entonces, gracias a la práctica adquirida durante el periodo de acoso anterior, el del seminario lo arreglé renunciando a la carrera sacerdotal para darme al agnosticismo, ya liberaba la introversión escribiendo lo que mi alcance de entonces llamó poemas.

material: Los sujetos, a los que, como objetos, voy dando vida para relatar acontecimientos e intensificar las técnicas con las que muestro el género que estimula mi fantasía, bien sea poesía, relato o novela. Y dado que la sensibilidad siempre me ha parecido implícita en la naturaleza de las cosas y de los seres, a mis actores les invito a expresarse mediante el material que muestre la topografía de su psiquis más temperamental. Para ello escribo en el papel de los sueños, otras veces sobre el papel de las nubes. En realidad lo hago sobre una rica variedad de hojas puesto que soy Tierra y, como tal, millones y millones de árboles han dejado deslizar sobre mí cada otoño su hojarasca.

orgullo: Es lo que siento en los reclusos de los muchos centros penitenciarios de España que voy visitando: su orgullo al ser escuchada su poesía. Y orgullo siento por todas las personas que han puesto su empeño para que escriba Los malabares de las 3 lunas insecto, Entre los párpados del cielo, Hijos de mentiras, Poesía tarótica egipcia, De Argelia a Rock-Ola… (trabajos pendientes de publicación) y los libros ya publicados Memorias de un pegaplatos, El subjuntivo errante, Subjetividades y El mal amor. Historia de un alegato, novela, esta última, que a los once meses de su publicación alcanza la tercera edición. Orgullo siento por los amigos y poetas, gracias a los que puedo coorganizar el Poetry Slam Cantabria. Orgullo por las oportunidades que brindó mi trabajo, como director de eventos en las distintas discotecas retenidas por su huella en nuestra cultura contemporánea, Rock-Ola, Xairo, Astoria, Universal Sur y Aqualung. Orgullo por haberme gustado tocar la guitarra y formar el grupo Linea Vienesa, por haber fundado la primera Asociación de Creadores para la Moda de España y dirigido la escuela de diseño ACME. Por haber diseñado para Eric Clapton, Paul Mccartney, Tina Turner, Roxet y tantos otros. Pero todo o casi todo pertenece al pasado, a lo que se fue tras dejar el poso. Hoy vivo el orgullo por la mujer que me ama, Sonia, por yo amarla de igual manera y por el espectáculo que, juntos, estamos creando con el nombre de Coria. Pero ahora, en este momento trance que me da la escritura, prima el orgullo que siento por estar invitado a este juego de peripecia, que me proponéis, gracias a que nunca, ni en mis mejores años para el despilfarro o cuando la moral se me escapaba por las alcantarillas junto a la basura propia para ratas, mis ojos dejaron de leer a los admirados y tampoco mis dedos cesaron de obedecerme en la voluntad de aprender a contar.

verbo: Prefiero que mi verbo se conjugue en presente: disfruta, es, tiene, hace, observa, sueña, vive…

estilo: Etiqueta que señala los estantes clasificados para costumbristas. El arte está en la aventura que más tarde institucionaliza y aburguesa la formalidad.

co-creación: Oportunidad para vaciarse de uno mismo y ofrecer lo que se lleva. Siempre se regresa más pletórico, renovado y enriquecido, máxime si la elección grupal es, aun en lo incompatible, acertada. En caso contrario, se trata de algo que ocurre para señalarnos los trazos de nuestra propia incompetencia para resolver.

oferta: Sustituir la adulación a conceptos que encaminan hacia la opulencia enfermiza, los glotones y tiránicos beneficios que acaban imponiendo guerras, explotación y todo tipo de aberraciones humanas, por la búsqueda y práctica de resultados basados en atender las necesidades elementales del planeta y sus pobladores. Nunca un jacuzzi con burbujas de llanto.

silencio: Hablo de ello en El subjuntivo errante, libro editado por Polibea dentro de la colección El levitador. Está agotado.
Cuando se manifiesta el silencio,
escucho la fuerza del aliento vital,
del universo que renace sin haber muerto.
Cuando se manifiesta el silencio,
en ese instante que percibo el continuo fluir,
las flores giran y se sumergen
bajo el embalse que las traslada
desde la jara a la eternidad.
Es la expresión sagrada del pétalo y el agua
por su amor a la primavera.
Su sabiduría para hacer que reine un equilibrio.
Cuando se manifiesta el silencio,
observo que la sustancia del arte
es la plena conciencia de mi opción,
de mis principios sobre el orden de las cosas
y de la luz que me viene de dentro.
Del mismo laboratorio donde se manufacturan
los poderes de mi oscuridad.
Cuando se manifiesta el silencio,
en esa estancia donde la valentía supera al miedo
y el desapego me traslada más allá,
entonces se representa mi plenitud.
Mi yo elemento que ha viajado al filo de los cuatro vientos
para regresarme a la esencia de su naturaleza.
Donde aprendo a ceder.
Donde las manifestaciones equilibran
lo que me ha hecho la persona que quise formar,
lo que hago con la persona que formé
y lo que hacemos entre los tres y vosotros.
Cuando el silencio nos mueve el espíritu,
inspiramos la vida y espiramos su generosidad.

canción: Discurso repetido por los políticos de cualquier bando. También puede responder a una inspiración musical que genera, o no, sinergia emocional.

dónde: Allá donde seamos capaces de cuestionar los conceptos para dar movimiento a la imaginación.

expresión: De entre los múltiples y fractales modelos que planean por los hemisferios de la expresión universal, tomo la corporal, la oral y la escrita. Tres naves en las que viajo con ciencia y conciencia para nutrir el conjunto de mi unicidad. Su experiencia, cuando el piloto automático se hace expresión espontáneamente descontrolada, es el remedio para salvar los peligros a los que me lleva mi subjetividad, continuamente enfrentada consigo misma.

mancha: Mira, eso que hay ahí es caca de perro. Pero ¿a que también pudiera llamarse mierda?

juramento: Lo prometido no solo es deuda, también puede ser mentira.

película: Por una cuestión de lealtad a mis ilusiones, al pensar en una película lo hago en El mal amor. En la adaptación de mi novela que para el cine está escribiendo el guionista Jorge Blánquez. Y si cantan que la vida es puro teatro, en cambio creo que la historia de cada individuo se compone de muchas películas en las que no siempre ganan los buenos o los malos, también interviene nuestro propio sentir frente a la soledad y el fracaso.

color: Los hilos cromáticos de nuestro aura, sincera y continua manifestación exteriorizada de nuestro ser, mostrando lo que cada uno es y no es.

proyecto: Seguir navegando por las aguas de cada presente, que mi velamen adquiera mayor tino para los vientos y que el casco continúe resistiendo al tantas cosas que soy.

lenguaje: El de la empatía.

poema: De mi amigo Floro Tomás: Siempre nos enamoramos de las mentiras.

link: https://www.facebook.com/El-mal-amor-Historia-de-un-alegato-Ram%C3%B3n-G-del-Pomar-686750454759584/?ref=ts&fref=ts

Share Button

Be the first to leave a comment