ACLC es una asociación cultural, deforme, informal, sin estructura fija ni ritmo marcado que pretende pasarlo bien a través del arte y la cultura.
Abiertos a toda colaboración, cualquier idea que tengas y quieras compartir no tienes más que escribirnos a contacto@libreconfiguracion.org

Alístate 
 

foto

Disparando contra el odio y el miedo

Visa pour l’Image, cumbre mundial del mejor fotoperiodismo, pone el foco sobre el miedo, la religión y los dogmas como caldo de cultivo del fanatismo

“Puto terrorista”. Esa fue la imprecación que escuchó, atónita, la pareja de fotógrafos suizos Mathias Braschler y Monika Fischer cuando se disponía a retratar a un vecino del barrio londinense multirracial de Brick Lane. El insulto estaba dirigido a su retratado, que había sido reconocido por un transeúnte como una de las personas que fueron encarceladas en Guantánamo y, posteriormente, liberadas. Sin pruebas, ni cargos formales. Ahora, su rostro figura expuesto en la Iglesiade los Dominicos de Perpiñán (Francia), como parte de un trabajo documental sobre el campo de detención estadounidense en el festival internacional de fotoperiodismo Visa pour l’Image. La imagen también sirve de prueba de la irremediable tendencia del ser humano a actuar entre el impulso visceral y la cerrazón tribal ante el miedo, la ignorancia o la suma de ambas.

El proyecto llevó a los fotógrafos a retratar a personas de diferentes países, etnias y creencias, unidos por el trauma y la vergüenza de haber sufrido malos tratos tras ser considerados terroristas por el gobierno de EE UU. “Para las víctimas”, explica Monika Fischer, “lo peor fue la tortura mental”. Pese al trauma, la pareja quedó sorprendida: esperaban encontrar “mucho más odio y sed de venganza”. “Algunos de los que han pasado por Guantánamo creen que, aunque haya injusticia en la Tierra, allá arriba [el expresidente George W.] Bush y sus camaradas pagarán por ello”, afirma su pareja y coautor del reportaje, Mathias Braschler.

El trabajo de Guantánamo, financiado por la edición estadounidense de la revista Vanity Fair (compró los derechos exclusivos para el mundo de habla inglesa, donde nunca se publicó), ejemplifica bien las tendencias dibujadas por la gran cumbre mundial de la fotografía: el miedo, la superstición y la irracionalidad son algunos de los temas transversales de esta edición, tanto en las exposiciones como en las proyecciones audiovisuales nocturnas al aire libre. También se deja sentir en los reportajes expuestos una buena dosis de crítica a la superstición y a la religión como excusa para el control de los ciudadanos.

El estadounidense Jim Lo Scalzo e Ilvy Njiokiktjien reflejan, respectivamente, el resurgir de la extrema derecha en EE UU (Aryan Nations, Ku Klux Klan) y en Sudáfrica (campos de entrenamiento paramilitares para adolescentes Afrikaners); Lizzie Sadin aborda la deriva xenófoba y ultranacionalista de Viktor Orban en Hungría, mientras que Marco Dal Maso y Jean-Patrick Di Silvestro retratan el neofascismo en Italia.

Lacerante es la realidad de los matrimonios con niñas en India, Yemen y Afganistán que expone Stephanie Sinclair. O esta escena fotografiada por Robin Hammond, del colectivo británico Panos: un jeque de Somalilandia (África Oriental) recita fragmentos del Corán hablando a dos tubos conectados a los oídos de una paciente mental. Lo hace con la esperanza de sanarla. La religión está presente también en la serie de Bénédicte Kurzen sobre Nigeria, las disputas entre cristianos y salafistas y su impacto en la población de un país sometido a una lucha despiadada por el control de los recursos petrolíferos.

En Perpiñán se siente también estos días un cierto vínculo entre la religión y la obsesión cuasimística por la tecnología y el consumo de aparatos electrónicos, una cuestión presente en el reportaje sobre los desechos electrónicos presentado por Stanley Greene. Miembro del colectivo Noor, recoge los efectos del marketing religioso que, en su opinión, nos impone la constante renovación de material electrónico de obsolescencia programada: contaminación de tierras y acuíferos, explotación laboral, trabajo infantil, enfermedades mentales y creación de cementerios de e-desechos.

Visa es también un lugar donde descubrir o redescubrir talentos y apreciar el esfuerzo por tratar asuntos a los que los medios tradicionales no prestan atención. Es el caso de Sebastián Liste, alicantino establecido en Brasil, que ha recibido el premio Rémi Ochlik de Jóvenes Fotorreporteros y la codiciada beca Getty de Fotografía Documental.

Liste participa con su proyecto Urban Quilombo, sobre una comunidad establecida en una antigua fábrica de chocolate en Salvador de Bahía que fue demolida por las autoridades y realojada a decenas de kilómetros de la ciudad. “Me cautivó, como sociólogo, ver de qué forma gente que vivía en la calle se había creado una sociedad dentro de una sociedad para sobrevivir y tener una vida más digna”, explica.

Esa misión, devolver cierta dignidad a sus retratados, también parece unir a los fotorreporteros escogidos por el director de Visa pour l’Image, Jean François Leroy, un tipo empeñado en ofrecer un registro anual de la actualidad: desde los conflictos generados por los recortes y la miseria en Grecia, vistos por fotógrafos dela Agencia France-Presse, a la asistencia sanitaria en Siria, vista por el fotógrafo Mani. Otro de sus empeños es rendir homenaje con una triste cadencia a los caídos en combate: el trabajo sobrela PrimaveraÁrabe del fotorreportero Rémi Ochlik, fallecido en Homs (Siria) junto con Marie Colvin, vuelve a ser mostrado en Perpiñán ocho años después de que la ciudad viera sus primeras fotos tomadas en Haití

Leave a Comment