El situacionismo y los libros. Guy Debord y Asgen Horn - ESCRITURA NO-CREATIVA
15736
single,single-portfolio_page,postid-15736,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.9.2,vc_responsive

El situacionismo y los libros. Guy Debord y Asgen Horn

El situacionismo y los librosLos libros Fin de Copenhague y Mémoires están realizados por los letristas-situacionistas Guy Debord y Asgen Horn mediante técnicas de reapropiación y de cut-ups. Fin de Copenhague, presentado como el adiós de Jorn a su país natal, fue realizado a partir de mapas, citas de textos, fragmentos de revistas de comics y periódicos que el mismo Jorn había sustraído de una tienda. Sobre estos materiales, los escritores-artistas habían arrojado latas de pintura de colores. El libro no tiene estructura narrativa alguna. Las tapas de Mémoires, por su parte, están hechas con papel de lija, con lo cual no es posible ubicarlos en una biblioteca sin lastimar a otros libros vecinos. Contrariamente a la lógica de las tiradas tradicionales de imprenta, estos libros poseen tirajes reducidos. Sus textos, combinados con imágenes, son por momentos ilegibles, incompletos, superpuestos y desplazados.


 

El situacionismo fue un movimiento de vanguardia europeo que a partir de 1957 generó no sólo una estética, sino una de las bases teóricas más sólidas de la crítica de la sociedad y la cultura contemporáneas. El situacionismo supuso una aportación fundamental del vanguardismo europeo en el intento de fusión de arte y vida. Su crítica a la Sociedad del espectáculo es ahora quizá más vigente que en el momento en el que fue escrita, justo antes de los acontecimientos de la revolución de París en mayo de 1968.

El situacionismo y los librosEn 1962, el artista Asger Jorn (1914-1973) presentó una de sus “modificaciones” pictóricas. Jorn era miembro de la Internacional Situacionista y sus “modificaciones” consistían en la adquisición de pinturas figurativas convencionales, que después eran alteradas al pintar encima. El resultado final deja ver la pintura original más el añadido posterior que altera completamente su significado. En este caso,  la pintura original representa a una niña vestida de blanco como si fuera a realizar la ceremonia de la primera comunión. Mira fijamente al espectador y sostiene una comba entre las manos. Se trata de una pintura convencional y decorativa apta para cualquier interior pequeño burgués. Sin embargo, Jorn pinta encima del rostro de la niña unos finos bigotes y una perilla, recordando obviamente a lo que hizo Marcel Duchamp sobre una reproducción de la Mona Lisa en 1919.   Además, añade alrededor del cuerpo de la niña la frase: “L’avangarde se rende pas” (sic) que podemos traducir como “La vanguardia no se rinde”.

Guy Debord (1931 – 1994) fue un vanguardista que no se rindió. Si Jorn fue uno de los principales artistas del Situacionismo, Debord fue su líder y principal ideólogo. Además en sus films nos da una visión muy clara de las técnicas visuales situaciónistas. Pero ¿qué fue el situacionismo?…

 

 


 

 

“La vanguardia no se rinde”: Guy Debord y el Situacionismo. Vía situaciones.info

Internacional Situacionista. Vía sindominio.net

Guy Debord. Vía es.wikipedia.org